benchmarking

¿Qué es el benchmarking y qué tipos existen?

En un mercado tan acelerado como en el que nos encontramos actualmente, tus competidores están trabajando para obtener una ventaja y el tiempo es esencial. Si deseas hacer avanzar tu organización en todas las formas posibles, entonces realizar un estudio de benchmarking es justo lo que necesitas.

¿Qué es el benchmarking?

El benchmarking es un método de gestión empresarial que busca encontrar las mejores prácticas dentro o fuera de la empresa a través de la comparación de técnicas, procesos y servicios de otras organizaciones con el fin de aumentar su eficiencia y competitividad.

La idea principal es tomar las prácticas más destacables de otras compañías y adaptarlas a tu ámbito de trabajo para mejorar tus servicios. Por ello, no es necesario que las comparativas sean necesariamente con empresas de tu misma industria, ya que en otros sectores puedes encontrar las soluciones ideales que hagan eficientes tu rendimiento y productividad.

El benchmarking puede aplicarse a cualquier proceso, enfoque, función o producto en las empresas, ya que su proceso se centra en las medidas de la calidad, del tiempo, del coste, de la efectividad y de la satisfacción que los clientes tienen.

Características del benchmarking

  1. Tiene fines objetivos
  2. Analiza las tendencias
  3. Está orientado a buenas prácticas

¿Para qué sirve el benchmarking?

  1. Realizar una evaluación comparativa.
  2. Mejorar la productividad de tu empresa.
  3. Reducir el riesgo empresarial.

Objetivos del benchmarking

El benchmarking supone un constante aprendizaje y mejoramiento de tu empresa. Esto implica adquirir conocimientos de las mejores prácticas empresariales de tu sector para implementarlas en tu organización. Esto se dará a través del trabajo en equipo que se realice entre las diferentes áreas que existan en tu empresa y la comparación con tus competidores directos e indirectos.

Los objetivos del benchmarking son bastante puntuales:

  • Hacer eficientes los procesos productivos de tu empresa a través del mejoramiento de los procesos actuales. Esto hará cada componente más rentable.
  • Incrementar la calidad de tu compañía de manera interna y externa. Esto significa que tanto los miembros de la empresa como los clientes deben percibir estos cambios.
  • Ayudarte a ser una referencia dentro de tu mercado, aplicando las mejores prácticas de tu industria y convertirte en una organización de vanguardia en el sector al que perteneces.

Las industrias y sectores cambian constantemente y para lograr mantener a tu empresa como líder en el mercado requieres tener objetivos definidos. El benchmarking, entonces, te da la oportunidad de volverte más competitivo y adaptarte a las tendencias y comportamientos con antelación.

Los 4 tipos de benchmarking

  1. Benchmarking interno.
  2. Benchmarking competitivo.
  3. Benchmarking funcional.
  4. Benchmarking de genérico.

1. Planificar

Esta primera etapa se trata de delimitar las siguientes preguntas:

  • ¿Qué es lo que deberíamos comparar?
  • ¿Frente a quién deberíamos compararnos?

Puede parecer bastante sencillo. No obstante, aquí es donde radica el inicio y éxito de todo un proceso de benchmarking, ya que se requiere un análisis detallado para identificar las principales fallas en tus procesos de negocio, determinar cómo serán resueltos y quién o quiénes serán los ejemplos a tener en cuenta.

2. Hacer

Esta segunda etapa puede resumirse con la acción de responder: ¿cuál es toda la información que debemos recolectar? Una vez que hayan seleccionado las empresas que más se acercan a los modelos de negocio previstos, es vital saber cuáles son todos los datos que se requerirán y a los que serán sometidas las organizaciones seleccionadas.

3. Controlar

Esta tercera etapa precisa de un análisis de la información reunida, con el objetivo de hallar las recomendaciones e identificar las mejores prácticas para llevarlas a cabo. Los dos aspectos más importantes a determinar son los siguientes:

  • Brechas de desempeño entre las compañías
  • Facilitadores del proceso para el mejoramiento de procesos

Después de tener esta información aterrizada, el fin es que sirva como comparación entre los procesos de tu empresa con los de otras compañías, reconociendo las mejores prácticas para aplicarlas internamente.

4. Actuar

La etapa final se trata de la adaptación, mejoramiento e implementación de los facilitadores previamente identificados. Como ahora sabes, el propósito de un benchmarking es introducir los cambios necesarios (y los más adecuados) para aumentar el desempeño de tu empresa y mejorar tu productividad.

A continuación, te compartimos una serie de pasos a seguir, con base en las etapas de las que te hablamos anteriormente.

Sin duda, el benchmarking es ideal (y necesario) para todas las compañías. Es proactivo y se esfuerza en recopilar toda la información vital para que tomes mejores decisiones empresariales y sigas dirigiendo a tu organización hacia un camino lleno de éxito.

Fuente: hubspot.es

Lead scoring: qué es y cómo calcularlo con datos reales

Cuando la mayoría de los usuarios comienza a implementar una estrategia de inbound marketing su...

Capítulo 7 El marketing mix y su importancia para los negocios | Hablando de Marketing | Podcast

El marketing mix y su importancia para los negocios En este Podcast nuestro experto hablara...

Capítulo 1 ¿Qué es la mercadotecnia? | Hablando de Marketing | Podcast

¿Qué es la mercadotecnia? En este Podcast nuestro experto nos hablará sobre la naturaleza y...

1